I only want a little

viernes, 9 de septiembre de 2011

nº one

Clasificación de deseos:

1. Deseos percibidos, son aquellos que se quieren y se es consciente de ello.
2. Deseos no percibidos, son los que requerimos pero sin ser conscientes de ello.
3. Deseos que surgirán en un futuro, lo harán en función del estilo y forma de vivir.

Ilustración: Lucy Deslandes

He escrito dos mensajes y tal vez no recibas ninguno, dependerá del mar y su oleaje. A pesar de ello elegí de entre los dos el más light para que la botella flote y no se hunda.
Aún a riesgo de que no te emocione recibirlo como antaño y de naufragar aún más, enroscaré con cuidado el papel y lo introduciré en una de las doce botellas verdes que hay en la bodega.
Tengo tendencia a ser demasiado tajante en mis decisiones y antes de este naufragio decidí cerrar completamente la puerta. Sí, siempre hago lo mismo. Ni una pequeña rendija dejo. Puede que por ese motivo me haya perdido algunas cosas.
Con el paso de los años estoy aprendiendo que es mejor mantener un poco entornada la puerta. Ponerle una cadenita para abrir cuando a ti te venga bien, pero no un cerrojo de por vida.
Sé que este mensaje lo escribo para mí, probablemente no haya ninguna botella de regreso. La marea es traicionera aquí en este océano. Es una forma de calmar esa inquietud que tengo por dentro.
A pesar de ello sé que algún día volveré a ver tus señales, lo presiento. La pregunta es si yo esperaré tanto.

Noelia

12 comentarios:

Tracy dijo...

Pues no, no esperes, o al menos pásalo bien mientras esperas.

TORO SALVAJE dijo...

Lanza la botella.
Por probar no pasa nada.

Besos.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Sé que la botella ha llegado hasta el Jardín y que no era su destino, pero como en la botella no ponía ningún destinatario en concreto, me he permitido devolverte la botella con tu papel, porque aunque no soy la culpable de tu naufragio, presiento que quieres cambiar cerrojo por cadenita, no tengo ninguna cadenita que me sobre... pero de cambios... la posdata del microrrelato de ayer sabe un rato largo... así que te la vuelvo a escribir en el reverso de tu mensaje... "Hay cosas que quisiéramos cambiar, pero por miedo de a dónde nos conduciría el cambio, permanecen en nosotros inalterables de por vida "
Espero salvarte... Bss...

Katy dijo...

Bueno noe, lo malo es que las botella a la deriva si no van herméticas se terminan hundiendo y se pirden en el fondo del oceáno.
Otra cerrar la puerta dejando la opción cadenita...
Si ha de ser será la botella retornará con su dueño, o se asoraá a la puerta entreabierta.
Bss

Wendy dijo...

Es mejor no dar portazos muy violentos ni definitivos sin tener certeza absoluta, es lo que he aprendido con los años, sin embargo no se puede hablar a posteriori, endulza tu espera lo mejor que puedas.
Un beso.

Citu dijo...

Me recordó a una peli que vi, aveces ay que luchar por lo que deseas.

rombo dijo...

Siempre me gustas mucho Noe, Pero en este texto especialmente más... Me has dejado asi pensativo de buen rollo. Bravo escritora genial !!

Mónica dijo...

Puede haber deseos tan claros que ni nos damos cuenta de que son deseos.

Dorothy dijo...

A las que nos gustan las puertas abiertas o cerradas con cerrojo nos cuesta un mundo dejarlas entornadas con cadena.
Suerte con las puertas, con las botellas, con los mensajes y con los deseos.

Norma Desmond dijo...

La palabra clave es "rendija".
Hay que dejar al menos una siempre.
Besos Noe

Mariette dijo...

Esperar es duro. Y mi deseo (y esto es un secreto) es que me regalen flores. Creo que está en los tres niveles.

Vera E. dijo...

Se suele esperar el tiempo necesario y éste es tan relativo, que cada cual tiene el suyo, como hecho a la medida...para unos es semanas, para otros... meses, para los menos........ años. Pero tú sigue escribiendo que me encanta darle vueltas a las antenas.

BsoT.