I only want a little

sábado, 7 de enero de 2012

Viajeros accidentales y casualidades oportunas



Pero no olvido que la vida y todas sus grandes cosas son eternas y momentáneas, 
y que de pronto en un instante podemos quedarnos ciegos en medio de la luz, 
muertos en medio de la vida, solos en medio del amor.

Pedro Salinas

Nadav Kander



VI

A veces se le caían las cosas de las manos. Puede que no sujetara con firmeza o tal vez que en ese preciso momento temblara el mundo.

El secreto está en no poner mucho de ti. En dar poco a poco.Y lo más importante, no exigir.

Escuchó su voz, grave y profunda. Fue ese momento que nunca se olvida. En aquel despacho que le tocaba limpiar los lunes. Como siempre suele ocurrir en estos casos, ella no iba vestida para la ocasión.

Los papeles flotaron en el aire y se agachó a recogerlos. Allí, oculta entre las sombras, le escuchó por primera vez. Cerró los ojos y grabó en su memoria cada palabra. Desde ese día soñó con él, con un extraño que ni siquiera había notado su presencia. Se dormía acurrucada en la cama mientras él le susurraba las horas. 

Sin un rostro, sin una vida. Sin nada. Solo una voz. La suya, la de él, la de sus sueños, la de ambos juntos jadeando.

Lo que no se toca no se puede escapar de las manos y ella tenía miedo de convertir el susurro en algo real porque el secreto está en no poner mucho de ti, en dar poco a poco...

Noelia

7 comentarios:

BO dijo...

el mundo tiembla demasiado a menudo. El secreto está en dosificarnos, sí... para dar y recibir o no hacer nada. Todo en su justa medida. Besos

tina dijo...

parece fácil y cómo cuesta. gran lección.

Katy dijo...

Feliz Año Noe.
Creo que es peligroso fiarse de los sueños y convertirlos en reales. Mientras se sea consciente que se está soñando vale. Lo malo es confundirse y luego lamentarse.
No es lo mismp dar que darse.
Bss

Vera E. dijo...

Ese es nuestro punto débil...somos capaces de enamorarnos de algo que sólo imaginamos, cosa, por otro lado, que nos hace perder mucho tiempo.

BsoT.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Yo es que soy un manojo de nervios y entonces sí, se me puede caer el papel al suelo, pero si oigo la voz del que me atrae... entonces de poco a poco nada, de nada... aunque vaya temblando como una hoja recién recogida del suelo aún a riesgo de que se me vuelva a caer y yo caiga y me pisoteen... ya volveré a levantarme con viento fresco!!
Bss poco a poco... pero temblorosos!

Norma dijo...

Es una buena filosofía de vida, no poner mucho de uno mismo al menos de mano...
Eso sí, me dejaste KO con "Se dormía acurrucada en la cama mientras él le susurraba las horas". Buffffffff!!
Un besín

Houellebecq dijo...

Qué bonito. Y no sabía que habías actiualizado todo esto. Ha sido al clickar en tu nombre que me ha llevado hasta tu página y he visto este black Ocean lleno de entradas que no había leído. Como el anterior post dónde esa chica a la que se le caen cosas de las manos sueña con un anónimo. Buenísimo. Perdona que no me pasara antes pero es que no pensaba que estuvieras. Voy a ver qué me he perdido. Saludos.