I only want a little

martes, 13 de marzo de 2012

jaque mate

Pero desde ese segundo, desde que sentí esa tierna y suave mirada, quedé a tu merced. Después comprendí que esa mirada que atrae, que te envuelve y te desnuda a la vez, esa mirada de seductor consumado, era tu modo de mirar a todas las mujeres que se cruzaban en tu camino, a cualquier vendedora que te atendía, a cualquier criada que te abría la puerta.

Carta de una desconocida, Stefan Zweig


Kirill Rotulo

Estaba en aquella habitación junto a él. Lo observaba en silencio. Respiraba con tranquilidad, seguramente estaría soñando con esa chica de la que nunca quiso oír hablar, seguiría deseándola tanto como Coral lo deseaba a él. Habían sido múltiples los intentos para hacerse un hueco en su vida y, aunque ella aún seguía manteniendo la esperanza y se veía con fuerzas para seguir intentándolo sabía que no debía continuar.

Coral intuía. 
Coral sabía que era tiempo de asumir su derrota. 
Coral quiso encontrar su lugar en una historia que no le pertenecía.

Se arremolinaron en su interior sentimientos confusos. Odio, deseo, desesperación, rabia. Lo observó de nuevo, memorizando cada poro de su piel.

Coral tragó sus lágrimas, guardó las polaroid de todos esos momentos y se sintió morir cuando dejó aquel lugar.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


Y cuando percibo que está próximo ese momento quiero decirte: "Espera, no te marches tan pronto, dame un poco más de ti, dame un poco más de tu vida. Cuéntame cosas. Habla de lo que sea, pero sigue aquí, conmigo. Sigue, sigue, sigue por favor..." Algo me detiene, prudencia tal vez, no sé.

Desapareces por un tiempo. Los tres primeros días son los peores. Después, cuando consigo acomodar mi cuerpo, mi mente y mi corazón a tu ausencia, surges de nuevo de las tinieblas y pones patas arriba todo mi mundo. Una vez más deseo cosas, te deseo a ti.

Quiero que estés ahí, que no te marches, que me busques y me necesites tanto como te busco y te necesito yo. Esta espera me mata, no te imaginas cuánto. Acabo de despedirme de ti y ya te estoy echando de menos. ¿Cuándo regresarás de nuevo? 

Y si esta noche pasara una estrella fugaz, tal vez... Tal vez esta noche sí pediría un deseo, que no regreses nunca, aunque eso me queme por dentro.
Noelia

5 comentarios:

Houellebecq dijo...

Casi diría que es escalofriante ver este tipo de palabras y razonamientos. Los he sentido por activa y por pasiva. Me los han dicho y los he formulado. Son los que dicta la pasión cuando es más grande de un lado que del otro. Y ese jaque mate del título es auténtico. Menos mal que con tiempo uno se recupera de una mala partida y empieza otra y hasta puede ganar si no es su costumbre perder. O si aprende de sus errores. Aunque no todo es malo en esas pasiones. Está el placer de la compañía cuando llega de nuevo con una sonrisa.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Maravillosamente escrito desde principio a fin... la expresión de cada línea se va apoderando de mi mente y mis sentimientos y al acercarse a mi forma de ser y entender el amor y la vida... me provoca rebeldía... pero... no es mi vida y es solo un texto, maravillosamente escrito, sí... ¡felicidades amiga escritora de sentimientos! Bss

Mariette dijo...

Eva.

Así estás más guapa.
Me gusta.

Anto Etyam dijo...

El amor no correspondido es la única enfermedad en la que para curarse, primero se ha de morir. De algún modo, que no tiene por qué ser físico, aunque realmente parezca que se está muriendo. El amor de verdad es sólo para los valientes, así que hay que huir siempre de los cobardes. Eso leí en una revista.

MEME dijo...

Es duro lo del amor no correspondido, pero creo que yo, con mi forma de ser, llevaría peor que alguien me amara y sufriera por mi, que me amara de esa forma y yo no corresponderle, no me ha sucedido esto, realmente mi vida amorosa es muy sencilla, jajaja pero mi imaginación es mas libre Y LOCA que yo...
BESOS Y PRECIOSA ENTRADA