I only want a little

sábado, 5 de mayo de 2012

letanías - 6


pequeña cabriola



                                                                                           Letanía 5       



Se marchitaron las risas al borde de la primavera.

Arena en los bolsillos, piedras en el corazón.

Amanecer entre escombros.

¿Qué nos queda? 

Desperté y no estabas. ¿Desperté o aún sigo dormida?

Uvas dulces se convirtieron en pasas.

Se marchitaron las flores al borde de la primavera.

Domingo. Tarde de toros. Noche de luna llena.

Se marchitaron.


Noelia

5 comentarios:

Katy dijo...

A veces los amores, las vivencias, los sueños y esperanzas se marchitan, es ley de vida, pero dónde quedan raíces siempre brota una nueva flor.
Bss y buen finde

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Me encanta, me encanta... soy amapola de oro y grana... o toro chorreando sangre por tarde de domingo... la cuestión es que hay sufrimiento en toda privamera... Bss cariño.

Vera E. dijo...

Tal vez deberíamos comer flor de loto que, según dicen, ayuda a olvidar. O encontrar un mantra que sometiese a tanta letanía, pero ¿qué sería de nosotros sin ese motivo de inspiración que nos libera de la rutina de las cárceles de donde no se puede escapar?

Me sumerjo en esa foto (preciosa) y me olvido de todo. Sé que sabes que esa es mi flor.

BsoT.

Sergio dijo...

Yo casi nunca amanezco entre escombros pero me ha gustado ese verso. Y el de las uvas dulces que se convierten en pasas. Ese sí que lo he sentido muchas veces.

Leo Mercado dijo...

Un borde increible.