I only want a little

jueves, 7 de junio de 2012

Confidencias


Por dentro pruebo si la vida aguanta
tanta muerte como hay fuera.

Sun Axelsson

Fotografía: Aitor Jorge Pascua

Superfluo.
Ahogo en la nada.
 Silencio.
Abre y cierra.
Como un tic nervioso.
Vuelta al principio.
Poseída.
Consecuencia de esa arraigada locura.
Debe ser cosa de familia.
O puede que no, aún no se ha dado el caso,
de ser así, sería la primera vez.
Veneno.
Vio trepar una la semana pasada.
Ratas.
No, era un ratón pequeño y no sabía cocinar.
Va y viene.
Como las olas, pero sin agua y sin salero.
Cronómetro.
Le cuelga del cuello y ve pasar el tiempo.
Oscuro y frío.
Deseo.
Despliega sus alas.
Voraz.
Descienden pasando por alto su pecho anhelante.
Sanguinario.
Da igual que siga latiendo o no.
Desvía la cara.
Ebullición.
Anhelante. Sediento. Desesperado.
Lánguido. Vacío.
Desprovisto de vida.
Llega rápido al placer.
¿Eso fue todo?
Vacuo.
Superfluo.



Noelia

2 comentarios:

Sergio dijo...

o sé si el vacuo y superfluo con el que acaba es una aportación más al poema o su resumen. Porque a mí no me parece vacuo leer versos que encadenan imágenes tan potentes y sabrosas y coloridas. Cualquiera puede escribir lo que se le pase por la cabeza pero cualquiera no puede conseguir que sea bueno. Me gusta ese como las olas sin agua ni salero. Y el resto también, claro.

VeraE dijo...

Yo creo que dentro de nosotros todo tiene su Por qué; la simple visión de algo sin aparente importancia, para los demás, desencadena una serie de sensaciones y sentimientos en espiral que sólo puede entender uno mismo; no estamos locos, el cerebro manda, con su misteriosa asociación de ideas.

BsoT.