I only want a little

domingo, 1 de julio de 2012

Tiempo hilvanado


Esto era el destino:
llegar al borde y tener miedo de la quietud del agua.

Antonio Gamoneda





A menudo me asalta esa imagen. Tú desnuda en mi cama. La tenue luz que se filtra por la ventana dibujando caracolas en tu piel.
Cierro los ojos y estás ahí, tan cerca que puedo tocarte. Devastadoramente perfecta. Irresistiblemente deliciosa, con el placer aún sonrojando tu cara.
-¿Para qué sirve todo esto?, preguntas al separarte de mi, mientras pliegas tu cuerpo en una esquina de la cama.
- ¿El sexo?
- No, la vida. ¿Para qué?
Siempre haces lo mismo, no hay orden lógico en ti. Me quedo en silencio observándote y me derrumbo ante esa mirada inteligente y esos ojos que a veces me estudian indiferentes. Para vivirla, pienso.
Y como si leyeses mis pensamientos, me besas, me besas desesperadamente. En ese preciso momento me siento vivo por primera vez y estalla dentro de mí un caleidoscopio de emociones.
¿Para qué sirve todo esto?, me pregunto.
Para encontrarte, para sentirte, para saborearte, para perderte de nuevo, para soñarte después, para que tú seas, ...para que seamos los dos.



Coral desaparecía durante largas temporadas.
Tenía auténtico pavor a rozarse con vidas ajenas.
Decía que al impregnarse de otros olores perdía su identidad propia.



Noelia

8 comentarios:

Sergio dijo...

Me ha interesado lo de la vida y su ¿Para qué?. Porque yo lo he pensado y he leído en otros que lo han pensado igual. Alguien dijo que hacemos cosas porque tenemos que entreternos con algo o todo sería un Domingo por la tarde. Nada tiene sentido pero estamos como en una sala de espera y hay que coger una revista mientras nos llaman para... ¿Para qué? No lo sé. También he pensado que a veces se sale de esa sala de espera cuando te enamoras pero dura poco aunque estando dentro pienses que estas en plena inmortalidad. Saludos y buen Domingo.

Katy dijo...

El sentido de la vida para todos es diferente y cada cual debe encontrar el suyo. ¿Para que sirve la vida? entre otras cosas para vivirla, con mayor o menos intensidad, para donarla, para servir, para enriquecerse, para matar, odiar...
Lo cierto es ninguno nos queremos ir de aquí.
De momento me sirve para desearte un feliz verano alejada de mis blogs y del mundo virtual, sumergiéndome en lo real con mis nietos y la familia.
Bss

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Cuando una es como es, es como es y ya siempre será así, no hay cambio... nunca. Bss

VeraE dijo...

Tu texto tiene un punto exquisito que no voy a comentar. En cuanto a la pregunta... hace tiempo que me hago la misma y más: ¿Para qué?, ¿Tiene que haber una lógica?, y sobre todo ¿Por qué?

BsoT.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Eva, amiga, mándame tu email a caridad65@gmail.com... porque tengo una botella con un mensaje y no hay forma de que salga a alta mar... Bss

Sole dijo...

La vida sirve para ese tipo de momentos que tan bien relatas. Lo demás, todo, es una ilusión.

bSöS.

Inma dijo...

Precioso *_*

Bernardo L. de la Cruz dijo...

Cámara: Canon
Sujeto: Bretel sensual
Fotografía: Deliciosa

No comentaré el texto porque hay preguntas que ya no me hago; dejo al mando al piloto automático.