I only want a little

domingo, 13 de enero de 2013

El tiempo entre costuras


Lo que mi madre había recibido era un pequeño montón de fotografías. Antiguas, marrones y de mala calidad, tomadas por un retratista minutero por tres perras gordas cualquier mañana de primavera más de dos décadas atrás. Una par de jóvenes, apuestos, sonrientes. Cómplices y cercanos, atrapados en las redes frágiles de un amor tan grande como inconveniente, ignorantes de que al cabo de los años separados, cuando volvieran a enfrentarse juntos a aquel testimonio del ayer, él se volvería hacia un balcón para no mirarla a la cara y ella apretaría las muelas para no llorar frente a él.
María Dueñas



La joven modista Sira Quiroga abandona el Madrid convulso de los meses previos al alzamiento arrastrada por el amor desbocado hacia un hombre a quien apenas conoce. Con él se instala en Tánger, una ciudad exótica y vibrante donde todo puede suceder. Incluso la traición.

Sola, desubicada y cargada de deudas ajenas, Sira se traslada accidentalmente a Tetuán, capital del Protectorado Español en Marruecos. Espoleada por la necesidad de salir a flote, con argucias inconfesables y gracias a la ayuda de nuevas amistades de reputación un tanto dudosa, forjará una nueva identidad y logrará poner en marcha un selecto taller de costura en el que atenderá a clientas de orígenes lejanos y presentes insospechados.

A partir de entonces, con la contienda española recién terminada y los ecos de la guerra europea resonando en la distancia, el destino de Sira queda ligado al de un puñado de carismáticos personajes –Rosalinda Fox, Juan Luis Beigbeder, Alan Hillgarth — que la empujarán hacia un inesperado compromiso en el que las artes de su oficio ocultarán algo mucho más arriesgado.


Mientras buscaba en el pasado de mi estantería, me he cruzado de nuevo con este libro. Recuerdo la sensación que me quedó después de leerlo. Me dejó esa tristeza que se produce al dejar un personaje que te ha gustado mucho, pero al mismo tiempo estaba contenta por haber hecho una buena elección. Aunque reconozco que me resistí a comprarlo pese a la insistencia de la librera y al principio cuando comencé a leerlo, me llevé una gran desilusión. Pese a la buena narración, la historia no terminaba de engancharme. Era como si le faltase algo, o tal vez le sobraban todas las buenas críticas recibidas, algo que a mí particularmente a veces me abruma tanto que no logro conectar con el relato en sí. Cierto es que el comienzo tiene su magia y te intriga, pero no es sino a partir de la mitad cuando ya no pude dejar de leer.

En unas de las anotaciones que dejé, después de señalar frases y párrafos que me habían gustado, estaba el capítulo 39. Apenas si lo recuerdo, porque últimamente olvido con cierta facilidad todo lo que leo, algo que empieza a preocuparme, pero en caso de releer algo de este libro iré directamente a ese capítulo.

Como siempre cuando hablo de un libro recuerdo todo lo que ocurría en ese momento, sin embargo al escribir sobre este son otras imágenes las que aparecen en mi cabeza. Tardes de hace años compartidas con mi madre cuando veíamos la primera temporada de la serie ”Amar en tiempos revueltos”. Ninguna de las dos somos aficionadas a las telenovelas y series por el estilo, pero sí que nos gusta todo lo que relate algo de la historia, sobre todo a mi madre. Este libro también habla de la guerra civil española y esboza algo de la segunda guerra mundial pero desde una perspectiva distinta que hasta ese momento yo había visto. A mi modo de entender no deja la sensación de odio o venganza hacia todo lo que pasó durante esos años.  Tal vez porque la protagonista no vive esos horrores directamente, pero también es de agradecer que todo ese episodio tan turbio de la historia de España se muestre desde unos ojos distintos porque la variedad es lo que al final hace que se vea mejor el conjunto.

Una buena novela de las que te sumergen en palabras, frases, acontecimientos, hechos, historia,… de las que al final dejan ese buen sabor de boca que te empuja hacia nuevos libros.

1 comentario:

S. dijo...

Este libro del que hablas como si fuera algo muy pasado me suena casi a novedad porque es menos viejo que muchos que leo. Lo tengo en el e-book pero siempre me da pereza empezarlo(he leído y visto mucho cine sobre la guerra civil). Eso no significa que no me pueda gustar pero me ha pasado muchas veces que los libros que gustaron a todo el mundo a mí me dejaron frío. Y este estuvo en el número uno de ventas mucho tiempo. Y lo siguen pidiendo en la biblioteca, es difícil que lo dejen libre. Me gusta tu crítica tan humana. Si hiciera ese otro blog para el que no encuentro tiempo(uno de reseñas literarias) te robaría alguna de tus críticas. Con permiso, claro. Saludos.