I only want a little

sábado, 20 de septiembre de 2014

Aequam memento rebus in arduis servare mentem





Recuerda conservar la mente serena en los momentos difíciles








Coral decidió hacer un viaje tierra adentro. El mar se le había hecho un nudo y prefirió la sequedad del desierto. 

Quería amar: la tierra, las flores, el aire, la tormenta, los perros, los amigos, la rutina… Quería amarlos a todos. Pronto descubrió que ella no podía amar, por eso Coral bailaba.

No se mostraba valiente ante la culpa, aún así consideró vivir tierra adentro como si fuera inmortal. Decidió prestar atención a todo aquello falto de alegría, incluso dar oportunidad a los que se mostraban al mundo como si valieran la pena. En realidad Coral quería ser feliz. Pronto descubrió que no sabía nada acerca de la felicidad, por eso Coral fingía.

En sus viajes conoció a un titiritero que se envolvió en sus propios hilos y cayó preso de sus palabras. Tuvo que batallar con una sonámbula cuyos ojos estaban llenos de aguas oscuras. A todas horas, la sonambula llora que llora, porque si no se llora no se mama. Y mamó del titiritero y como Coral ya estaba en la pista cuando se avecinó esa tormenta, tuvo que bailar al son de los cobardes. Y el rayo al final le sacudió a ella, así sin ton ni son.

Coral tenía tantos sueños… Coral descubrió también en sus viajes que tal vez no merecía ninguno de ellos. Se arrepintió en voz baja de haber dejado claras tantas y tantas cosas a aquellos que se mostraban al mundo como si valieran la pena. 

Coral quería escribir para salvarse del tiempo perdido, con la esperanza de que la tinta borrase todo los absurdos bailes ocurridos en su viaje. Tenía el sueño incesante de encontrar a un náufrago que comprendiese su historia y compartiese con ella el deseo de vengar a los que son eclipsados por los que se muestran al mundo como si valieran la pena.


Noelia

4 comentarios:

a volvo dijo...

Esta es la Noelia que añoro; íntima, arriesgada, intuitiva, capaz de bucear en aguas extrañas sin botella de oxígeno, a pleno pulmón: la que siempre consigue emerger de las vivencias mundanas como si sólo hubiese metido los pies en la ola que rompe la arena en la playa y que, sin embargo, sale toda mojada, salpicando sal a su alrededor.

tD1b.

S. dijo...

Firmaría el comentario de a volvo y luego te diré que es una historia que va más allá de lo que cuenta, que tiene un mensaje más íntimo de lo que parece. El último párrafo me recuerda que me he sentido así a veces cuando escribía como otro náufrago por internet, no tanto para el mundo sino contra él porque me había decepcionado. Aunque para mí al final siempre hay una luz de optimismo, no puedo evitarlo.

Sole dijo...

Me encanta esta foto, Noelia: los elementos, la composición, el color... me sugiere un momento transitando en el camino de la vida dónde lo único real es "ese" instante en el que podemos ver y elegir, sabiendo que el pasado nos dio experiencia, que el futuro es una incógnita total y que sólo podemos contar con la fidelidad, maravillosa y magnífica, que nos brinda la espectacular Naturaleza.

bsÖs.

Miss Lund dijo...

¡¡Qué preciosidad!!