I only want a little

jueves, 21 de enero de 2016

Say Hello & Smile





7 de diciembre de 2015



No soy un libro en blanco, ni siquiera sé lo que eso significa. Creo que una vez lo fui pero de eso hace mucho, muchísimo tiempo.




12 de enero de 2016



Llevo cerca de tres meses en este nuevo cuerpo. Los recuerdos están mezclados y no sé muy bien a qué vida corresponde cada uno. Tampoco soy capaz de conjugar todos los verbos. Mucho menos saber el número exacto que hay. ¿Los habrá contado alguien alguna vez? 

El señor “X” me obligó a apuntarme a clases de inglés. El señor “Z” decidió que sería fundamental escribir un diario y me entregó una preciosa libreta con tapas que imitan el mármol. El señor “Y” prácticamente no me dirije la palabra. Está enfadado conmigo pero nadie me cuenta el motivo. Tampoco es que yo haya insistido mucho en ello. Será una de las pocas cosas que no necesito recordar.

La libreta la llevo siempre en el bolso. Para “el fundamental”, decidí que lo mejor (y más rápido), sería escribirlo en el precioso ordenador de la manzana que he colocado en el escritorio blanco de 510 euros de mi habitación. Aún así llevo la libreta conmigo a todas partes. No he escrito nada en ella salvo: “Say Hello & Smile”. Su compañía se ha convertido en una obsesión. Llego a tal extremo que incluso a veces en mitad de la noche despierto y a oscuras extiendo la mano tentando a ciegas para comprobar que sigue en la mesita de noche. Cuando noto su tacto vuelvo a respirar.

El inglés lo llevo fatal, nunca comprendí muy bien ese idioma. La frase del diario es en su honor. En honor de alguien pero tampoco sé muy bien de quién se trata. Los tres están enfadados conmigo aunque solamente "Y"es el que no tiene ningún reparo en mostrar su rencor. Me siento culpable, tal vez algo de razón tienen aunque aún no puedo pedir perdón. Me llevará tiempo sentirme preparada. Ellos tampoco lo están, no lo entenderían.

La primera frase la escribí un 7 de diciembre. Hoy la he completado con otra un poco más extensa. Desde que creé el archivo han pasado 36 días. Si lo reducimos a una cifra se quedaría en un 9, y si sumamos todas las cifras del año 2016, también obtenemos un 9. Nueve, el final de un ciclo. Los números son importantes, alguien me lo dijo cuando mi vida era otra. No quiero volver a repetirme, pero tampoco recuerdo quién fue ni lo que ellos significan.

Algo en mi interior lanza pequeños destellos que, unas veces iluminan y otras lo oscurecen todo aún más. Lo lógico sería sentirse abrumado por esa situación. De momento yo no me siento así. 

Soy experta en comenzar cosas que nunca llegan a un final concreto. Lo sé, a pesar de que ahora mismo, tal como he dicho antes, no puedo poner ningún ejemplo porque no los recuerdo. Aún así siento que he vivido esa sensación de frustración muchas veces. ¿Lo has sentido en algún momento de tu vida? Me refiero a que de repente te has parado y has pensado: esto ya lo he vivido. Eres incapaz de saber con exactitud lo que ocurrirá a continuación, pero algo del entorno ya estaba ahí en tu mente antes de que llegases a ese lugar en esa fecha concreta. 

Escribir el (no) diario me parece absurdo porque nunca tendrá un final. Tampoco tengo claro su finalidad. Me lo ha ordenado "Z" y como soy obediente, (o finjo serlo, o tal vez puede que necesite comportarme así) lo hago. Al igual que las clases de ingles y no hablar con "Y". Todo son órdenes. Siento también que nunca he llevado bien las órdenes.

Mi nombre tiene armonía. Estoy segura de que hasta en la boca del más torpe sonaría melódicamente. Antes de comenzar a escribir quería recordar más cosas. Hacerlo con un orden cronológico. Darle algún sentido. Expresarme correctamente. Las palabras “poético” y “armonía” resuenan en mi mente. Imagino que también he sido perfeccionista desde la primera hoja en blanco. Hoy escuché que es preferible hacer algo aunque sea imperfecto, a no hacer nada. ¿Y por qué no?, me he preguntado. Total esto es un diario, escribe para contarlo no para ganar el premio nobel de literatura. Por cierto, tengo que buscar en internet las bases para participar. 

Tengo tantas preguntas… También tengo muchas respuestas y puede que sea el momento de dejarlas salir. Escuchar la entonación que les doy. 

La primera frase que escribí suma 13 palabras desde el inicio hasta el punto. No recuerdo tampoco las normas gramaticales y ortográficas. ¿Las frases se cuentan hasta el primer signo de puntuación? Para mí la primera frase es hasta el punto. La coma que está más o menos en el centro es necesaria para respirar. Hoy esa primera frase la he completado con otra más. ¿Necesitas contar las palabras que tiene o eres capaz de adivinarlas?


Me llaman Havva. Nice to meet you!






P.S. Esto no es un regreso. O puede. O puede que no. Uno nunca se aleja demasiado de quien es, por mucho que corra. A mí siempre se me ha dado fatal nadar y me daba miedo regresar a este Océano pero es que ... Quevedo a veces escribe. 

8 comentarios:

volvo dijo...

Mira, Noe, olvídate del Nobel y ponte a soltar por esa boquita cuando te venga bien, cuando te apetezca, cuando quieras: tú mandas. Da igual lo que digas, de todas formas a unos les gustará, a otros no y a otros ni fu-ni fa, así que lo importante es que quieras decirlo y lo teclees. No hagas (demasiado) caso a las decepciones, si por eso fuera darían para una enciclopedia. Por cierto, podrían ser un gran tema... Y si tienes tantas respuestas ¿por qué no las compartes?, yo tengo un montón de preguntas y tal vez...

Smile, nice to see you.

Te dejo dos besos.


Noelia dijo...

Las decepciones... daría para un blog enterito dedicado a ella.
Las respuestas solemos tenerlas todos, lo malo es que algunas veces no nos gustan y preferimos hacernos los "tontos"
Gracias amiga por venir corriendo a visitarme.

Pd.- Hoy también sigue abierto ;-)

Sole dijo...

Hello, Noelia.... :)

Ains, vuelves sin fotos? Bueno, no importa, estaré encantada de seguir a "Quevedo", a ver si se me pega algo porque eso de escribir se me da fatal.

Vuelve, ¡¿eh?!

bsÖs.



ñOCO Le bOLO dijo...


Si es un regreso... pues sí que regresas bien, con una gran texto. Me ha gustado.
No hagas caso de X, Y y Z. No está la vida cómo para ecuaciones. Tampoco hagas operaciones con números. El resultado siempre será el mismo que si los escoges al azar. De momento sigue, y sube alguna foto, para dar tono.

Un beso

· LMA · & · CR ·

RECOMENZAR dijo...

Largar lo que se siente es maravilloso y tu lo haces de maravilla

Noelia dijo...

Mi querida Sole,

tengo fotos guardadas en un cajón desastre y en cuanto comience a "desastrar" me pondré como loca a subirlas al blog.

Vuelvo, poco a poco pero intento volver.

Pd.- ¿Por qué será que a veces lo que más deseamos es aquello que más nos cuesta?

Noelia dijo...

Mi querido Ñoco,

Mil gracias por tu comentario, sé que no es un gran texto pero gracias por tus palabras.

Las fotos también llegarán. Di un pequeño pasito en el mundo de la fotografía y me entró "pánico". Pero tienes razón, tendré que dar un poco de tono a este océano con lo que mi mirada "capte".

Besos

Noelia dijo...

Recomenzar,

Expresar lo que siento mediante la escritura para mí es fácil, no creo que lo haga de maravilla, simplemente me expreso como sé hacerlo. Expresar lo que siento de otra manera me cuesta un pelin más. El problema viene (al menos a mí) que releyendo lo que he escrito, me gustaría poder cambiar la tonalidad que me trasmiten mis propias palabras.

Gracias por tu visita.